Yeaaaaaaaaaaaaaaah!!! Hemos vuelto!!! Después de dos meses algo ajetreados entre mundos taurinos y exámenes del catalán infiltrado nos disponemos a volver a este nuestro blog después de las decenas de miles de emails recibidos quejándose de nuestra falta de actualización.

Dicho lo cual, os pedimos disculpas y a tomar por saco.

En este retorno, ¿qué mejor que arrancar como motos? Por eso traemos este insigne tema de Los Bravos y la motocicleta. Todo ello porque mi novia anda empeñada en comprarse (o más bien que le compren) una. Pero no una cualquiera. No, no. Tiene que ser una vespa. Una vespa colorada, pintipirada.

Tan monas ellas…

Con un bolso de vespa a juego y su camiseta también. Para ponerse chic y quitarme de los atascos mañaneros, feriantes y semanasanteros de esta tierra mariana. Así, como Audrey Hepburn y Gregory Peck en Vacaciones en Roma. No veo mal la idea… pero no tenemos un pavo. Así pues… es triste pedir, pero más triste es robar. ¿Alguna donación a mi paypal?

Los Bravos - Quiero una motocicleta

Quiero una motocicleta
que me sirva pa correr
y quiero una camiseta
que tenga el número 100.
Y hacer uh uh
poder llegar a cualquier lugar,
llegar, mirar y regresar.
Yo no quiero bicicleta,
no me gusta pedalear,
ni tampoco una carreta
por lo despacio que va.
Quiero uh uh
una gran moto que corra igual
que un cohete espacial.
Yo lo que no tengo es tarjeta
para poder circular,
pues vaya una papeleta,
me tendré que examinar.
Haré uh uh,
se quedará sin poder hablar
y me felicitará.
Pero la motocicleta
cómo la voy a comprar,
si no tengo una peseta
y no sé cómo ahorrar.
Quiero uh uh
una gran moto que corra igual
que un cohete espacial.
Haré uh uh, uh uh…