Superado el furor pasional del romanticismo enamoraticio de San Valentín, con años y kilos acumulados, he de reconocer que aún me siento sexy… y barrigón. Pero precisamente por romper con el habitual canon de belleza jamás pensé que dedicaran una canción a tan selecta tribu. ¡¡Porque los barrigones también somos sexys!! (aunque sea de mente…). Con dos cojones, Calamaro.

Andrés Calamaro - La Lengua Frontal

Soy sexy y barrigón, una suma de virtudes que escasea,
Soy lo que el mundo quiera o lo que sea, soy sexy barrigón.
Soy una buena combinación, de Homero Simpson con Rolling Stone,
saco ventaja en la confusión, ya sé soy sexy y barrigón.
Aprecio el desprecio y la compasión, la procesión no siempre va por fuera,
Adentro en cada cada caramelo hoy, hay un papel y esta escrito,
Sexy y barrigón.
Te debo la tabla de lavar, soy un antiguo tipo de varón
Pero sé que te puedo hacer feliz,
Inclusive así de feo, pero sexy y barrigón.
Aprecio el desprecio y la compasión, la procesión no siempre va por fuera,
Adentro en cada cada caramelo hoy, hay un papel y está escrito,
Sexy y barrigón.
Cada uno tiene su clavo, y cada uno tiene su cruz,
cada uno tiene un lado malvado, cada uno tiene un lado.
Sexy y barrigón.
Tengo el mosquete de Dartagnan,
y una casa con diez pinos en Saigón,
Presumo en clase y tipo de gañán
Soy todo sexy y barrigón.
Cada uno tiene su clavo, cada uno tiene su cruz,
cada uno tiene un lado malvado, cada uno tiene un lado.
Un lado sexy, sexy y barrigón.
Barrigón pero sexy, barrigón pero sexy.