Sigo reivindicando la movida ochentera. Ese desenfado, esas letras carentes de sentido… Había una magia y una chispa que ahora no encuentras en un artista operacionatriunfado ni de coña. Pero bueno, afortunadamente hay muestras de sobra de lo que digo y mantengo: como los 80 en la música española no ha habido, ni me temo habrá, nada igual.

Si no, a ver quién coño le va a dedicar una canción a su novio zombi. Y quedarse tan pancha. No sólo eso… es que luego mi admirada Alaska coge y presenta el programa infantil más importante en toda la historia de la televisión española y marca el crecimiento de la actual generación de mileuristas.

Vamos, que a lo tonto a lo tonto, esta peliteñida azanahoriada ha marcado nuestra existencia vital y ha sido parte importante de nuestro imaginario.

Bueno, bueno, que me estoy poniendo pedante y no es esa la intención, si no una radicalmente distinta. La de destacar el valor y atrevimiento que había por aquellas fechas para sacar temas de esta calaña que ahora nadie se atrevería a producir porque no encaja en el target del mercado popero juvenil. Y no se enteran los puñeteros productores de que el mercado popero juvenil no tiene dinero para gastar en discos…. y se lo bajan de la malvada y ponzoñosa red internetera. Los datos lo demuestran: 2007 ha sido el sexto año consecutivo en el que ha disminuido la venta de música en España, batiendo un nuevo récord con un descenso del 22,7% ¡¡Tócate los huevos!!

¿Motivos? Yo tengo unos pocos. Precios elevados, productos de baja calidad, escasa creatividad… Encefalograma plano en lo que se oferta a nivel popular. La tele, las radiofórmulas… todas abarrotadas de artistillas de tres al cuarto que poco componen, poco crean y aún menos cantan. A poco que comparas el nível artístico español con el de otros países te entran ganas de tirarte desde lo más alto de la fálica Torre Agbar. Pero claro, aquí el objetivo no es otro que producir alejandrosanes en serie y a tomar por culo artistas que puedan refrescar un poquito el panorama actual (ay! mi querida Rakel Winchester, qué de gilipollas hay en las discográficas).

¿Te das ahora cuenta, querido lector, del panorama musical tan grotesco y aburrido que domina nuestro país?

Alaska y Dinarama - Fan Fatal

Sus dientes no son blancos, sólo tiene tres,
su piel es transparente y verde a la vez
sus ojos amarillos me hacen enloquecer,
tiene algo ese chico y yo no sé que es,

somos inseparables
y veo muy probable
llevarle al altar.

Siempre viste de blanco
y le sienta muy bien
nunca lleva zapatos
él sabrá porqué

somos inseparables
ya conoce a mis padres
él es feliz y yo soy feliz.

Mi novio es un zombi
es un muerto viviente
que volvió del otro mundo
para estar conmigo
mi vida ya tiene sentido
recuperé el amor perdido
intacto pero podrido.

Sus ojos amarillos me hacen enloquecer
tiene algo ese chico y yo no sé que es.

A veces pienso que no puede ser
pero yo sé que nadie me separará de él,
está muerto, aunque lo niegue,
él es un zombi pero me quiere.

Somos inseparables
ya conoce a mis padres
él es feliz y yo soy feliz.

Mi novio es un zombi
es un muerto viviente
que volvió del otro mundo
para estar conmigo
mi vida ya tiene sentido
recuperé el amor perdido
intacto pero podrido.
Mi novio es un zombi
es un muerto viviente
que volvió del otro mundo
para estar conmigo
mi vida ya tiene sentido
recuperé el amor perdido
intacto pero podrido.

Mi novio es un zombie
Mi novio es un zombie
Oh oh oh oh oh oh oh oh oh
uh ou uh ou
Oh oh oh oh oh oh oh oh oh
uh ou uh ou
Oh oh oh oh oh oh oh oh oh