Me vais a perdonar que hoy me levante en este plan. Todos los años igual… uno tras otro. Recuerdo de niño, como me contaban la leyenda de que una ardilla podía atravesar España saltando de árbol en árbol. ¡Jodida ardilla ilusa! No contaba con la especulación inmobiliaria ni los incendios forestales. Esos que uno tras otro, año tras año, rellenan minutos de telediario, decenas de páginas de periódicos.

Ayer me desayuné esta noticia en El Mundo: Más de 10.000 personas evacuadas por el fuego en Tenerife, Gran Canaria y La Gomera. Y más de 25 mil hectareas quemadas… Y las que quedarán.

Al fin y al cabo, no han sido las únicas. Vayamos a Andalucía. Allí, han sido unas 5.500 las hectareas quemadas. ¡Jodida ardilla inocente que no sabe donde se mete!

Pero nada, aquí nunca pasa nada. Y como estoy plan reivindicativo y ecologista con chanclas, os dejo con Amaral en este primero de agosto. ¡Ay, Eva Amaral! Me tiene tonto esta chica… Y vete tu a saber por qué, pero me parece la única gran esperanza de la música en español en el panorama actual. Y me quedo tan pancho al decirlo.

A lo que íbamos. En su último álbum, Pájaros en la cabeza, Amaral tiene un tema muy reivindicativo al respecto de los incendios y la destrucción de los bosques. Se titula En el río y después de escucharla decenas de veces, me sigue poniendo los pelos de punta cuando la escucho decir asesinos.

Nota post-post: ya está arreglado el audio (o eso creo). Disculpas!!

Amaral - Pajaros en la cabeza

Anoche soñé que mi padre estaba vivo
y pescabamos juntos en el río
como aquella vez a mediados de verano
que de niños nos bañamos en el río
el que fue testigo generación tras generación
no verá a mis hijos en el río
las libelulas volaron al exilio en el río
de su cauce ha quedado solo un hilo
y ese hilo grita ASESINOS

Anoche soñé que nadando río abajo
yo llegaba hasta el mar
te vi pasar sonriendo en una orilla
te llamaba pero no me oías
el que fue testigo generación tras generación
que se fue contigo en el río
las libelulas volaron al exilio en el río
de su cauce solo ha quedado un hilo
y ese hilo grita ASESINOS

Cuando el sol se hunde y cede el cielo al crepúsculo
el atardecer cede el río a las luciernagas
miles de brillantes rojos lo observan todo
y ahora estás tan sólo, ¿dónde han ido?
te han dejado abandonadoy malherido
no quiero mirar, me averguenzo de lo que han hecho contigo
en el río
las libelulas volaron al exilio
hoy el río grita ASESINOS, ASESINOS